Todos queremos que nuestro hogar sea confortable. Pero ¿nos preguntamos si es seguro contra los incendios? Según nos indican nuestros amigos los Bomberos, muchos hogares en España son afectados por incendios y como consecuencia de ello, hay muertes, lesiones y perdida de bienes. Lo primero que tenemos que hacer es prevenirlos ¿Cómo hacerlo? Realmente es una tarea más fácil de lo que pueda parecernos. Es muy importante saber que todos nuestros esfuerzos se deben dirigir a intentar que el fuego no se origine, en segundo lugar ¿Qué hacer en caso de que se haya originado un incendio?


¿Cómo evitarlos?

Debemos revisar nuestro hogar en busca de riesgos.

La protección contra incendios en nuestra casa empieza de la mano de cada miembro de la familia, para ello es necesario conocer y tomar precauciones para evitarlos, así como también adoptar las medidas de protección necesarias. Debemos de tener especial cuidado:

Los cigarrillos son una de las principales causas de las muertes por incendios en los hogares. La mayoría de los incendios se originan cuando las cenizas o colillas caen sobre sofás, madera o materiales textiles. Si se fuma hay que ser especialmente cuidadoso y nunca fumar en la cama, también hay que asegurarse de que los cigarrillos estén completamente apagados antes de tirarlos a la basura. Se deben mojar o esperar al día siguiente para tirar el cenicero.

Hay que mantener las cerillas y mecheros fuera del alcance de los niños.

No sobrecargar los enchufes, remplace o haga reparar por un profesional cualificado cualquier aparato eléctrico que despida chispas, desprenda un olor inusual o se recaliente.

Preste también especial atención a las estufas portátiles.

La cocina es un lugar peligroso ya que presenta innumerables riesgos para que se inicie un incendio (el aceite de la sartén, un derrame de grasa, la campana extractora, etc). Si se prende el aceite de la sartén, cúbrala con una tapadera o un trapo mojado, nunca lo intente con agua directamente.

Si detecta olor a gas, no encienda mecheros ni cerillas, ni accione ningún interruptor eléctrico, ventile la habitación y cierre la llave de paso o contador.

Para la extinción de aparatos eléctricos, basta con desconectar. Nunca emplee agua, excepto si desconectamos previamente.

¿Qué medios de protección debemos tener en nuestra vivienda?

Los dormitorios deberán de estar protegidos con detectores autónomos de humos que nos avisen en caso de incendio. Los detectores de humo salvan muchas vidas porque avisan rápidamente del riesgo. Un extintor de polvo con una eficacia mínima 21A es el más idóneo para tener en casa, debemos saber cómo funciona y preocuparnos de su mantenimiento. Si la casa dispone de jardín, mantenga siempre conectada una manguera de riego (puede ser útil en caso de incendio).

Haga una revisión general antes de acostarse.

Disponiendo de estos medios de protección nuestra seguridad y la de su familia será muy alta.

 

 

Si se encuentra amenazado por el desarrollo de un incendio, sobre todo mantenga la calma. Piense en las posibles vías de escape.

Gatee entre el humo, conteniendo la respiración y cerrando los ojos cuanto pueda. Cierre todas las puertas entre usted y el humo.

Tape las ranuras de las puertas con trapos o toallas y mójelos si tiene agua.